Escuela y Educación: Una relación distinta en la contemporaneidad – Por: MSc. Lonis Chacón M.

La escuela exige un modo de pensar distinto, coherente con el pensamiento emergente de la contemporaneidad. Hasta ahora la escuela ha limitado su espacio para informar e instruir a los estudiantes en base a competencias e indicadores establecidos en el currículo de hace más de una década;el cual dista de la educación que se requiere en la contemporaneidad para el ejercicio de la ciudadanía.

Ante la incertidumbre de esta era planetaria no deberían existir currículos estructurados y estáticos que se quedan insuficientes ante las nuevas relaciones dialécticas que se dan entre la escuela-comunidad. Se hace emergente “un currículo en desarrollo” capaz de adaptarse y ser flexible a los constantes cambios del entorno y exigencias locales, regionales y nacionales.

La esencia de una verdadera educación y más allá aun de una autentica formación del ser humano tiene que incitar al desarrollo del pensamiento para convertir la información en conocimiento científico. Y así  potenciar en el estudiante la innovación y no la repetición de contenidos que muchas veces son abstractos porque ni siquiera están contextualizados con  su realidad.

Los docentes tienen una gran cuota de responsabilidad ante este panorama, su praxis ha estado sustentada en la racionalidad instrumental, en rituales que lejos de crear,instauran pensamientos e ideas de dominación en esa relación saber-poder que no provee al estudiante de las herramientas necesarias para transformar su entorno y mucho menos para ser autónomo es su aprendizaje.

La escuela como parte del todo, es decir como subsistema del sistema educativo tiene que asumir un mayor compromiso en su rol pues el mensaje informativo y valorativo que recibe el estudiante del entorno (medios de comunicación, iglesia, comunidad, partidos políticos, gremios y sindicatos y la familia) son tanto o más significativos que el mensaje escolar.

Por lo tanto la educación no puede ser vista como una responsabilidad exclusiva de la escuela sino de todos los actores corresponsables en la formación de la ciudadanía de un país.

Cabe preguntarse si realmente el Estado trata de cumplir con una educación de forma desinteresada, a favor de todos, con equidad y justicia social al pueblo o si por el contrario, de manera solapada sólo responde a los intereses de clase? Ya que a lo largo de la historia los currículos han sido injerencia directa de decisiones estatales para buscar la reproducción del modelo de producción dominante.

En la actualidad se habla de un nuevo currículo para el Sistema Educativo Venezolano sustentado en la Encuesta Nacional para la Calidad Educativa como parte de la revolución establecido en el Plan de la Patria.  Ahora bien, se plantea el asunto de que el pueblo, lleva dentro de sí la posibilidad de cambiar o usar esas estructuras a su favor. El asunto sería educar a un individuo crítico y reflexivo que pudiera cambiar las estructuras para que la educación dejara de ser instrumento para beneficio de una determinada clase y permitiera la realización personal.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s