LA TECNOLOGÍA Y EL “SER” – MSc. Denise Vásquez

La tecnología ha pintado de multicolor al mundo, ciertamente ha habido pasos agigantados, llamados saltos cuánticos (saltos que dan los electrones cuando pasan de una capa a otro en el átomo y desprenden gran cantidad de energía) en el despliegue tecnológico; el uso de tecnología celular, el uso de internet hace que quede derogado el paradigma de que quien tiene el conocimiento, tiene el poder, porque ya el conocimiento está a disposición y prácticamente en tiempo real.

La sociedad quiere la información “just in time” y si se sabe seleccionar la fuente, podemos disponer de veracidad en los datos obtenidos. Cada día hay mayor impacto en el uso de las herramientas tecnológicas para garantizar una mayor rentabilidad en las actividades realizadas. Eso es indiscutible e innegable. Aparte que, es una característica de esa líquidez de la modernidad, término atribuido a Z. Bauman, el cual hace una comparación con el estado líquido de la materia y la sociedad. Los líquidos “se derraman, inundan, chorrean…la práctica nos demuestra que cuanto menos cargados nos desplacemos, tanto más rápido será nuestro avance”.

En esta cita de Bauman podemos ver cómo hay correspondencia con los líquidos y la actuación de los actores de la sociedad. Incluso los líquidos van por caminos de menor presión y la sociedad actual aboga por atajos para resolver sus problemas diarios.

Vemos entonces como estamos en una sociedad donde la velocidad pasa a ser un valor cultural, donde la velocidad de respuesta, es central para el desempeño de las labores; vemos una sociedad inmersa en querer ir cada vez más rápido. En tal sentido, el ser humano ya no ve en la tecnología una herramienta sino una forma de vida, un estilo de vida que pudiera convertirse en adictivo. Es muy fácil querer pasar horas frente a un video juego que evidentemente, libera hormonas, dopaminas, que hace placentera la acción y como toda actividad placentera, pues se quiere más y más cada día.

El punto de reflexión es si nos estamos alejando de nuestro centro como seres, como personas. Me pregunto: ¿dónde está el tiempo para compartir con nosotros mismos? ¿Por qué es más importante estar al día con las noticias que dar amor y diálogo en el hogar, escuela, sociedad? ¿Seguiremos permitiendo signos de esclavitud a lo largo de la historia? ¿Estamos realmente en ese punto de estructuras disipativas que enuncia Prigogine?

No pretendo dar respuestas a estas interrogantes porque considero que cada ser humano tiene la llave para abrir la caja donde están guardadas las respuestas de su vida. Tampoco pretendo decir que eliminemos por decreto el uso de video juegos porque entonces la lista sería larga: programas de tv, cine, radio, bingos, juegos de envite y azar; tendríamos que incluir las canciones de vallenato, regaetton, salsa erótica y muchas más; tendríamos que borrar los prototipos de belleza, mujeres de plástico por todo su cuerpo. No es la idea. Entonces, en dónde está la respuesta. En tu ser, en tus adentros. En este punto de esta disertación, quiero mencionara a H. Maturana quien es un científico que nos invita a ver el lado amoroso de la vida y a meditar. ¿Por qué no explorar esas acciones entre nosotros? ¿Será que esa es la respuesta para erradicar la esclavitud? ¿Será que ese grupo elitesco dueño del dinero, más no de la riqueza, porque la riqueza te pertenece, tiene una orquesta sustentada para mantener la mente alejada del corazón?

El hombre tiene un gran poder: puede crear y puede destruir; depende de cada uno de nosotros la respuesta. Quiero terminar con una anécdota del acervo cultural:

Dos niños se enteraron que iba a llegar un sabio al pueblo. Y dijeron que harían una travesura y dejarían mal al sabio. Tomarían entre sus manos un pajarito y le preguntarían al sabio: ¿el pajarito que tengo en mis manos está vivo o muerto? Si dice que está vivo, lo apretaré y abriré las manos y le digo: ves está muerto. Y si dice que está muerto, abro las manos y lo dejo volar. Cuando estuvieron frente al sabio le preguntaron: ¿Sabio cómo está el pájaro que tengo en mis manos? El sabio respondió: La respuesta está en tus manos…

 

La tecnología y el Ser siempre viajarán asintóticamente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s